Jamoncillo de Pepita

Jamoncillo de Pepita

Postres 3044 Última Modificación: Mar 30, 2024 Creada: Mar 28, 2024
Jamoncillo de Pepita
  • Raciones: 4 Personas
  • Tiempo de Preparación: 60M
  • Tiempo de Cocción: 30M
  • Calorías: 340
  • Dificultad: Fácil
Imprimir

El jamoncillo, o dulce de pepita, es uno de los dulces típicos de Puebla que se produce con base en semillas de calabaza, azúcar y leche. La pepita se obtiene de la semilla de calabaza, la cual se muele para obtener una pasta, misma que se hierve con agua y azúcar hasta obtener la consistencia deseada.

Ingredientes

Preparación

  1. Pela las pepitas y remójalas en agua. Lava las pepitas en un recipiente con un poco de agua y ceniza, frota con las manos hasta que pierdan la piel verde y queden blancas.
  2. Hierve la leche con el azúcar. Cuando comience a espesar, toma ¾ de taza de la mezcla y muele las pepitas con ella. No dejes de mezclar y deja que la leche alcance una consistencia parecida a la cajeta.
  3. Agrega el resto de la pepita molida y mueve hasta alcance un punto de bola suave. Retira la pasta de la olla donde la estaba elaborando y separa una tercera parte.
  4. Tiñe el tercio de la pasta con un poco de colorante rojo para que se torne rosada. Deja enfriar la masa restante y amásala un poco para que pierda humedad.
  5. Forra un molde o recipiente rectangular pequeño con plástico de cocina, o bien puedes engrasar con un poco de aceite o mantequilla en aerosol. Vierte la pasta blanca horizontalmente a ⅔ del recipiente y hasta arriba o a un costado la pasta rosa. Aprieta un poco, desmolda y deja secar.

Jamoncillo de Pepita



  • Raciones: 4 Personas
  • Tiempo de Preparación: 60M
  • Tiempo de Cocción: 30M
  • Calorías: 340
  • Dificultad:

El jamoncillo, o dulce de pepita, es uno de los dulces típicos de Puebla que se produce con base en semillas de calabaza, azúcar y leche. La pepita se obtiene de la semilla de calabaza, la cual se muele para obtener una pasta, misma que se hierve con agua y azúcar hasta obtener la consistencia deseada.

Ingredientes

Preparación

  1. Pela las pepitas y remójalas en agua. Lava las pepitas en un recipiente con un poco de agua y ceniza, frota con las manos hasta que pierdan la piel verde y queden blancas.
  2. Hierve la leche con el azúcar. Cuando comience a espesar, toma ¾ de taza de la mezcla y muele las pepitas con ella. No dejes de mezclar y deja que la leche alcance una consistencia parecida a la cajeta.
  3. Agrega el resto de la pepita molida y mueve hasta alcance un punto de bola suave. Retira la pasta de la olla donde la estaba elaborando y separa una tercera parte.
  4. Tiñe el tercio de la pasta con un poco de colorante rojo para que se torne rosada. Deja enfriar la masa restante y amásala un poco para que pierda humedad.
  5. Forra un molde o recipiente rectangular pequeño con plástico de cocina, o bien puedes engrasar con un poco de aceite o mantequilla en aerosol. Vierte la pasta blanca horizontalmente a ⅔ del recipiente y hasta arriba o a un costado la pasta rosa. Aprieta un poco, desmolda y deja secar.

También le puede gustar